Ampliem el Club

crowd_readingDes de fa temps, la demanda de places per assistir a les tertúlies havia superat la nostra capacitat, i hem mantingut una llista d’espera dels que ens ho havien sol·licitat.

Per la seva fidelitat i constància, tots els actuals membres del Club mereixen el meu agraïment.

Hem pensat que podriem aprofitar la feina feta al llarg d’aquests sis anys i posar en marxa un nou grup. La Biblioteca, mitjançant el seu Director, en Ferran Burguillos, ens ha donat suport i el proper setembre començarem les sessions del Grup B.

Per diversificar, aquest Grup B farem les sessions mensuals els divendres, a les 19 h. a la Biblioteca del Vapor Badia. Endegarem el curs amb un clàssic: “El juego de Ender” d’en Orson Scott Card, el 2 de setembre.

El grup actual l’anomenarem Grup A i mantindrem les sessions els dissabtes. Els calendaris actualitzats els podeu trobar a aquesta pàgina del bloc.

Qualsevol persona a qui li agradi la lectura, la ciència ficció i vulgui compartir les seves opinions amb d’altres, nomès cal que ens envïi un correu a tertulia.scifi@gmail.com, i ens posarem en contacte.

 


Final de curs 2015-16

Hem tancat el curs amb “El hombre en el castillo” d’en Philip K. Dick, amb la presència d’en Miquel Barceló i la seva dona. Ja ens van acompanyar en la sessió d’inici (Hyperion) i han volgut repetir.

Miquel Barceló ha publicat recentment “CIENCIA FICCIÓN – Nueva guía de lectura” on revisa i amplia la seva guia anterior, la qual ha estat una referència durant 25 anys.

La feina de moderador ha estat molt senzilla: el coneixement tant del autor com de les seves obres que ens ha aportat Barceló ha fet més amena i entretinguda la sessió. Des del Club agraïm molt la seva assistència, i els esperem quan vulguin tornar.

IMG_1163[1]

IMG_1164[1]

IMG_1161[1]

I a la sortida ens hem fet la foto de grup. Els membres del Club que no hi són hauran de fer servir el PhotoShop per afegir-se. Els hem dejat espai al banc, a la dreta.

Foto de grup 2015-16

La foto de grup: final de curs 2015-16


Sesión del Club: El hombre en el castillo

“Los nazis no tenían sentido del humor, y la televisión no podía entusiasmarlos mucho. De cualquier modo habían matado a la mayoría de los grandes cómicos, casi todos judíos. En realidad habían matado casi todas las formas de entretenimiento. No se sabía muy bien por qué toleraban a Bob Hope”

Philip K. Dick

Unos cuantos años han pasado desde que los Aliados perdieron la Segunda Guerra Mundial frente al Eje germano-nipón y vieron como casi todo su territorio se repartía entre los vencedores. Y en la antigua potencia estadounidense unos nativos conviven (o sobreviven) con los conquistadores, bajo las severas leyes impuestas por éstos.

En la costa este, dominados por los nazis. En la oeste, por los japoneses.

high-castle-cover

En este mundo discurre la historia de una serie de personajes que se encuentran relacionados indirectamente y que además todos han leído u oído hablar de un libro llamado “La langosta se ha posado”, que trata de como sería el mundo en el caso de que hubiesen ganado la guerra los Aliados. Es decir que estamos hablando de una ucronía dentro de otra ucronía.

Dick construye cuidadosamente una narra­ción compleja de muchos niveles, en gran parte unidos entre sí por las referencias al I Ching, el antiguo oráculo chino que todos los per­sonajes consultan de tanto en tanto. El uso de líneas narrativas atemporales yuxtapuestas distorsiona la percepción de la linealidad del tiempo. Dick maneja esta distorsión, sin confundir al lector, haciendo uso consistente de los indicadores de tiempo y lugar. La información que indica la existencia de las diversas líneas narrativas atemporales está en el texto. El lector, sin embargo, tiende a percibir los indicadores concretos, tanto como los ojos de uno perciben ciertos patrones de diseño en las ilusiones ópticas.

En “ese” 1962 (el mismo año en que se publica el libro), el Reich alemán está ocupado en lle­var a la práctica una atroz solución final en África, mientras ultima los planes para enviar el primer cohete tripulado a Marte. Entre­tanto, en un Imperio Japonés relativamente benigno los funcionarios están obsesionados con las costumbres populares y con los objetos de la cultura pop de los derrotados californianos. Una unión de estados independientes resiste añorando que las cosas vuelvan a ser como antes. Por encima de todo eso, el fantasma de una sociedad pasada aúlla por intermedio de reliquias: objetos pertenecientes a un pueblo de antaño con los que la gente comercia.

Quizá mejor que ningún otro escritor de ciencia ficción de su tiempo, Dick comprendió que este género no tiene como misión predecir el futuro, sino examinar el presente. Así, lo que realmente nos cuenta es la vida del hombre normal bajo el gobierno ocupante. Son los personajes insignificantes, frente al delicado tapiz histórico sobre el que se desenvuelven, los que a través de sus dilemas e inseguridades nos informan sobre su mundo mejor que leyendo un libro de historia trufado de hechos y fechas.

La novela es un ejercicio arriesgado, ya que su historia alternativa subraya sutilmente los paralelismos entre los triunfantes nazis y las tendencias imperialistas que su propio país estaba desarrollando en el Sudeste Asiático (poniendo los cimientos para el desastre de Vietnam), en una época de conservadurismo y nacionalismo como forma de autodefensa ante el comunismo.

Como en otras de su obras Dick hace que nos planteemos cuestiones como: ¿Cuál es la realidad? ¿Hay una realidad real y una falsa realidad? ¿Puede haber realmente sólo dos realidades? ¿Qué es lo auténtico?.

Este es el tipo de libro que simplemente no encontramos con frecuencia: una trama imaginativa, sorprendentemente alarmante, con una especie de “mensaje de ficción” que evita ser obvio sobre cualquiera de los temas que presenta.

Philip K. Dick (1928-1982)

 Philip+Kindred+Dick

Philip K. Dick nació en Chicago en 1928. Con 12 años Dick leyó su primera revista de ciencia-ficción, que le llevó a un compromiso de por vida con el género. Después de un breve paso por la Universidad de Berkeley en 1949, trabajó en una tienda de discos, Art Music Company.

Se dedicó en exclusiva a escribir a partir de 1951, cuando vendió su primera historia corta, y continuó escribiendo hasta cuarenta y cuatro novelas y cinco libros de cuentos. Dick tuvo problemas para lograr éxito comercial, sus novelas no de ciencia ficción fueron devueltas por su agente en 1963, pero recibió un enorme reconocimiento en el mundo de la ciencia ficción de sus obras que exploran la metafísica, la teología y la política. Su mejor novela conocida, El hombre en el castillo, ganó el premio Hugo en 1963, mientras que Fluyan mis lágrimas ganó el premio John W. Campbell Memorial en 1975.

Estuvo casado cinco veces, y falleció en 1982.

Sus aficionados mantienen este Fansite sobre su obra, y han recuperado el contenido del Official site, que desapareció de la web en 2013.


Calendario de Sesiones 2016-17

Fechas

Títulos y Autores

3-Sept-2016

Criptonomicón (Enigma, Pontifex, Aretusa)-Neal Stephenson

8-Oct-2016

Oryx y Crake-Margaret Atwood

12-Nov-2016

Soy leyenda-Richard Matheson

17-Dic-2016

El marciano-Andy Weir

14-Ene-2017

 La peste escarlata-Jack London

11-Feb-2017

 La invención de Morel-Adolfo Bioy Casares

11-Mar-2017

 Muero por dentro-Robert Silverberg

8-Abr-2017

 El fin de la infancia-Arthur C. Clarke

13-May-2017

 El último hombre-Mary Shelley

10-Jun-2017

 La larga marcha-Richard Bachman

Sesión del Club: “Tropas del espacio”

Portada-Tropas del espacio“¡Vamos, micos! ¿Acaso queréis vivir para siempre?
(Alocución de un sargento desconocido a su pelotón, en 1918)”
“Tropas del espacio” (“Starship troopers”, en el original de 1959) también titulado “Brigadas del espacio”, en otras ediciones, es un clásico de la ciencia-ficción del siglo XX. Ganó el Premio Hugo a la mejor novela en 1960 y ayudó a crear un nuevo subgénero de literatura de ciencia ficción militarista. El premio fue protestado por una minoría que veía mucho más merecedora otra de las nominadas, “Las sirenas de Titán”, de Kurt Vonnegut. Robert A. Heinlein está considerado junto a Isaac Asimov y Arthur C. Clarke uno de los tres pilares de la ciencia ficción pura, y sus libros han vendido más de cincuenta millones de copias solo en América. Heinlein, describe un futuro no muy lejano, en el que la sociedad ha priorizado el aspecto militar hasta tal punto que sólo los que han cumplido el servicio militar con éxito tienen derecho a voto.

Lo que ha dado a “Tropas del Espacio” mayor relevancia es su implícita controversia. Entre los lectores de la novela, hay quienes la tachan de pseudofascista y de clara apología del militarismo: Heinlein se regodea en las virtudes y ventajas de dar al ejército la hegemonía inherente de una sociedad. Sin embargo, también puede verse como justamente lo contrario: una parodia del belicismo, una caricatura de la idiosincrasia militar. Y como buena caricatura, todo es hiperbólico y evidentemente estereotipado.

“Tropas del espacio” contiene una profunda reflexión acerca de la importancia de lo militar frente al declive social. Se puede encuadrar en la ciencia ficción militar por la temática del libro sin embargo realmente no es la historia de una guerra, es la historia de la conversión de un joven, de una visión diferente de la política y de la responsabilidad del ciudadano medio en lo que sucede. El hecho que haya un “enemigo” igual de amoral y de belicoso que el ser humano nos sitúa en esos años que vivió el autor donde había un enemigo (léase Japón o Alemania) contra el que había que luchar para defender la libertad y la democracia.

Aparentemente defiende temas polémicos con una ideología promilitarista que parece de ultraderecha y trata temas como el castigo físico. Puede interpretarse como una metáfora muy trabajada sobre la gente que no valora la democracia y piensa que votar, más que un derecho es una obligación moral y que detrás de cada voto existe una responsabilidad de cara a la sociedad. Heinlein ha sido calificado como fascista, pero no encaja en el perfil ya que el fascismo como tal defiende la supremacía del Estado sobre el individuo, mientras que sus personajes alientan un profundo sentimiento individualista.

La sociedad descrita por Heinlein viene a ser una Democracia limitada, en la que vivir preocupado únicamente por nuestra vida y la de los nuestros, pasando de lo que ocurra, es una posición egoísta que el autor critica duramente mediante los distintos eventos que van ocurriendo al joven Johnnie Rico. El personaje principal es profundamente antimilitarista y no cree en su responsabilidad respecto de la sociedad global. Educado en una familia de comerciantes, un evento marca la vida del joven: una raza alienígena “los bichos” bombardea la tierra y durante el bombardeo muere la madre de Rico. Entonces, llevado adicionalmente por sus ganas de seguir a sus amigos y a la chica que le gusta, decide alistarse contra los deseos de su padre.

El ejército es una institución en que, al contrario de lo que conocemos, es muy difícil entrar y fácil salir: si se dice “abandono”, no hay reproches, no hay castigo. Sin embargo, si se abandona antes de cumplir el plazo, se pierde el derecho al voto. El ejército no sólo debe proteger a la humanidad de la amenaza exterior, también da forma y sentido al enemigo interior:  los mismos seres humanos. Es un servicio militar totalmente optativo, en un mundo perpetuamente en guerra contra distintas razas alienígenas para defender sus colonias o expandirse buscando recursos. Dura dos años o mientras dure la guerra.

starshiptroopers

Rico se alista en la “Infantería Móvil” que es la base del ejército terrestre. Se trata de pequeñas unidades cuyas armaduras de combate multiplican la fuerza, están propulsadas por cohetes que permiten saltos de kilómetros y dotadas con todo tipo de armas incluyendo bombas nucleares tácticas. El aspecto general de un soldado es el de un chimpancé gigante por lo que los sargentos se refieren a los soldados como “simios” o “micos”, dependiendo de la traducción.

En el apartado tecnológico, las impresionantes armaduras de combate, son artilugios que no han sido superados en otras novelas del género, y no han sido bien tratadas en las (costosas) producciones cinematográficas. Hay un exceso de material audiovisual que hace perder la perspectiva. Basadas en “Tropas del espacio”, encontramos 3 ó 4 películas, incluida la original de Verhoeven, una película de animación japonesa, una serie de animación hecha por ordenador… y sólo una de ellas es medianamente fiel al libro.

Robert A. Heinlein (Butler, 1907 – Carmel, 1988)

Robert A. HeinleinRobert Anson Heinlein, escritor norteamericano, fue uno de los grandes autores de ciencia ficción del siglo XX. Conocido por el rigor científico de sus novelas de anticipación, comenzó su carrera militar en 1929. Sirvió cinco años en la Armada, a bordo de destructores y portaaviones, retirándose finalmente del servicio activo después de contraer tuberculosis, la primera en una serie de enfermedades que lo acompañarían hasta el fin de su vida. El ejército marca, sin duda, toda la primera etapa de Heinlein como escritor y el mundo militar se presenta como una constante en muchas de sus obras.

En 1939 comienza a ver publicadas sus primeras obras en Astounding Science-Fiction, Heinlein trabajó con un nivel de producción tan grande, que decidió adoptar varios seudónimos para que no se publicaran dos historias del “mismo autor” en la misma edición de una revista. Sus seudónimos fueron Anson McDonald, Lyle Monroe, Caleb Saunders, John Riverside y Simon York (este último para una historia de detectives).

Durante la Segunda Guerra Mundial, en la que participaría como ingeniero -otra de las constantes de sus obras-, interrumpiría su carrera literaria hasta el fin del conflicto. Trabajó en investigación para los trajes de presión que usarían los pilotos al volar en condiciones de extrema altitud, parecidos a los trajes espaciales. También colaboró en investigaciones referidas al uso del radar en la Armada, en una Estación Experimental en Filadelfia (El mismo sitio donde Asimov y L. Sprague de Camp trabajaron, convocados allí por Heinlein).

Tras escribir diversas novelas juveniles, Heinlein alcanzó, en la década de los años 50 del XX, dos premios Hugo que lanzaron su carrera como uno de los escritores más populares del género. En los años 60 y 70 consiguió también el favor del público recibiendo más premios Hugo, tanto por Forastero en tierra extraña como por La luna es una cruel amante.

Su estilo de escritura, mostrando la mayor parte del contexto a través del diálogo en lugar de la narración, y permitiendo a sus personajes actuar y hablar como las personas reales y no como los personajes de los libros, dio más verosimilitud a las historias y era y es copiado por muchos otros autores. También fue parte de su estilo, el hecho de usar situaciones que realmente había experimentado a lo largo de su vida.

Varias de sus novelas han sido adaptadas al cine, desde las de su primera época como escritor. Fue el primer autor que consiguió ganarse la vida exclusivamente escribiendo ciencia-ficción. Falleció el mismo año que en una encuesta del fanzine Locus le consideró el mejor escritor de ciencia-ficción de todos los tiempos, por delante de autores como Isaac Asimov o Arthur C. Clarke.


Sessió del Club: Tilepadeion sé què penses

“L’explosió ha estat violentíssima. He vist una flamarada i he sortit projectat enrere. Al meu voltant plovien pedres i sorra, un núvol de pols i fum. Immediatament després de l’explosió, un silenci absolut. He quedat completament atordit; no sé quanta estona he romàs estirat a terra. Quan m’he incorporat, el braç esquerre m’ha fet mal. He sentit una sensació d’humitat a la cara i m’hi he passat la mà: m’ha quedat tota tacada de sang.”

Tilepadeion-Sé qué penses-PortadaL’escriptor gironí Joaquim Casal va guanyar  l’edició del 2014 del Premi de novel•la curta de ciència-ficció en llengua catalana Manuel de Pedrolo amb l’obra “Tilepadeion”. El Premi de Narrativa de Ciència-ficció Manuel de Pedrolo, Ciutat de Mataró està organitzat per la Direcció de Cultura de l’Ajuntament de Mataró i la Societat Catalana de Ciència-Ficció, i Fantasia.

Aquesta obra va rebre una menció del jurat en el Premi UPC de 2012.

Tilepadeion és un thriller de ciència-ficció, és a dir, a mig camí del típic producte d’acció i espies i del relat de fets fantàstics de base científica. Es un gènere que, en la nostra llengua, no compta amb gaire representants, però que en anglès té una abundant nòmina d’autors i una gran acceptació entre el gran públic.

Adam Barnes, un jove i prometedor científic nord-americà, s’enamora d’una catalana i acaba aterrant a casa nostra. L’Adam treballa en el camp dels hidrocarburs i, curiós de mena, s’embranca com a repte personal en la investigació d’un nou tipus de bomba (hiperbàrica), que du de corcoll les principals potències planetàries. Allà on els millors experts i equips del món han fracassat, l’Adam triomfa.

Paral·lelament,  l’espia Shedarak, mercè al Tilepadeion (una màquina capaç de llegir els pensaments), un invent que ha sostret amb les seves males arts d’una mena de mad scientist, es proposa indagar en els avenços que els principals investigadors (entre ells l’Adam) han fet sobre aquesta arma revolucionària.

Tot el llibre s’estructura amb una particular doble línia argumental: un capítol és escrit en primera persona i té com a protagonista el jove científic Adam Barnes i el següent ho és en tercera i està protagonitzat per l’espia i assassí internacional Shedarak. El llibre comença amb una explosió i descobrim, més endavant, que cronològicament no és el començament i que en realitat aquells fets pertanyen a una cadena d’esdeveniments que haurem de situar un xic més tard.

En el futur.

Joaquim Casal i Fabrega (Palau-sacosta, Gironès, 1948)
Joaquim Casal

Catedràtic d’enginyeria química a la UPC i investigador del Centre d’Estudis del Risc Tecnològic d’aquesta universitat, ha publicat diversos relats de ficció, com el que li va valer el Premi Ictineu 2012, Entropia minvant, i volums com el llibre de contes L’esperit de fum i altres relats (2012) i Una recerca en dos temps, menció del Premi de Ciència-ficció UPC 2010.

A Tilepadeion. Sé què penses, Premi de Narrativa de Ciència-ficció Manuel de Pedrolo, Ciutat de Mataró, 2014, especula sobre dues consecucions tecnològiques: la bomba termobàrica i l’enigmàtic Tilepadeion, que significarien la fi de l’equilibri armamentístic i de la intimitat del pensament.


Sessió del Club: “L’any de la plaga”

portada-lany-de-la-plagaEl 1978, Philip Kaufman dirigeix “La invasión de los ultracuerpos”, un remake amb menys càrrega social que l’interessant denúncia política de la paranoia anticomunista en els anys cinquanta: “La invasión de los ladrones de cuerpos”. Don Siegel va dirigir en 1956 aquest clàssic de sèrie B que uneix diversos gèneres alhora (fantàstic, terror i ciència-ficció). L’origen de les dues podem trobar-lo en la novel·la de 1955 de Jack Finney, amb el títol que comparteixen tots dos films en anglés: “Invasion of the Body Snatchers”.

Aquestes són les fonts de les que s’alimenta “L’any de la plaga”.

Marc Pastor, criminòleg i mosso d’esquadra, va viure un temps a prop del carrer Tissó de Barcelona, a Nou Barris, nucli d’immigració, amb pisos on la calor de l’estiu es transmet a través dels porus. Allà far transitar al Víctor Negro, trenta anys, pertany a aquesta generació que va viure l’adolescència en aquells meravellosos anys vuitanta, amb el record de la dona que el va abandonar fa un temps, i que assaona cada comentari amb una referència musical o cinematogràfica.

En Victor és un treballador social en hores baixes. Treballa organitzant torns de substitucions per a la cura d’ancians, perquè és agost i els titulars estan de vacances. Fins que comença a trobar-se, allà on va a ajudar, amb uns bonics i olorosos testos d’una planta que molt haurà de veure amb el desastre en cadena que es desferma davant els seus ulls.

Ens relata en primera persona que pateix intensos episodis de mal de cap, els atribueix a les tribulacions per quadrar el personal i a la marxa de la Irene. Però hi ha alguna cosa que aviat comença també a descuadrarse: una onada de suïcidis d’avis, la indiferència i falta de reacció dels seus familiars més pròxims, les denúncies d’alguns d’ells que diuen que el seu company o companya de tota la vida no són els que eren. No són ells, els seus cossos segueixen aquí, però no les seves ànimes.

Victor és un antiheroi que ha desenvolupat una desconfiança radical contra la resta del món, haurà d’aprendre a captar la consciència dels altres si vol sobreviure a una plaga inexorable contra la qual no sembla haver-hi remei. En aquest contexte la novel·la gira a l’entorn de quina cosa és la identitat, fora de la reflexió introspectiva sobre el jo, i més sobre la percepció que tenim dels altres. Gairebé tot en “L’any de la plaga” és familiar i reconeixible: els carrers de Barcelona per les que passeja Víctor Negro, els bars que freqüenta, les cançons que sonen, les pel·lícules i actors que nomena, els còmics de què parla …

La realitat comprovable, fa el relat més aterridor, l’ambient d’estranyesa i horror, així com la tremenda sensació d’amenaça latent. Per amarar-se d’aquest element fantàstic, nomès cal recórrer els terrats del Carmel, bregar amb una epidèmia, veure com Internet es desploma, entrar i sortir de la sala d’autòpsies de la Vall d’Hebron, gastar sola de sabata en barris barcelonins que, com Nou Barris no acostumen sortir a les guies.

Mentrestant la intensa olor dolça de l’eucaliptus regna en l’ambient.

Booktrailer de “L’any de la plaga”

Llista Spotify: BSO de “L’any de la plaga”

Marc Pastor (1977-)

“Quería que mi narrador fuese como el Tom Cruise de esa película, que el lector lo viviera todo a través de su ojos y sintiese la confusión cuando él la siente, la desconfianza, todo”

marc-pastor

Marc Pastor Pedron, nascut a Sant Andreu, 38 anys, diplomat en Criminologia i Política Criminal, agent dels Mossos d’Esquadra, destinat a la Unitat Territorial de Policia Científica de la Regió Policial metropolitana Sud. El nostre autor té en un altar a Jaume Cabré i admira Albert Sánchez Piñol, però les seves influències no només són literarias. La música, els còmics, el cinema, la tele estan directament integrades en els seus textos.

El seu debut es va produir el 2007 amb “Montecristo” (Proa), un llibre que va passar gairebé inadvertit. Amb “La mala dona”, que va guanyar el I Premi Crims de Tinta de Novel·la l’any 2008, va obtenir l’exit i “L’any de la plaga”, al 2010 va ser la confirmació del seu talent. Al 2013 va publicar “Bioko”, barreja de novel·la colonial i ciència ficció.

Les seves obres han estat traduïdes a l’anglès, alemany, italià, el francès, el txec, l’hongarès, el polonès i el coreà.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 40 seguidores