Archivo de la categoría: Uncategorized

Sesión del Club (llibre de l’estiu): Los testamentos

“El agua no se resiste. El agua fluye. Cuando introduces tu mano en ella, lo único que sientes es una caricia. El agua no es una pared sólida, no te detendrá. Pero el agua siempre va a donde quiere ir, y nada al final puede oponérsele. El agua es paciente. El agua que gotea desgasta una piedra. Recuerda eso, hija mía. Recuerda que eres mitad agua. Si no puedes atravesar un obstáculo, bordéalo. El agua lo hace.”

The Penelopiad-Margaret Atwood

En El cuento de la criada, publicada en 1985, Defred y Deglen caminan a lo largo del Muro, que en el pasado perteneció a una famosa universidad de Cambridge, en Massachusetts, y ahora utilizan los gobernantes de Gilead para exhibir los cuerpos de los ejecutados por traición. Mientras mira los nuevos cadáveres que cuelgan en él, Defred recuerda las inquietantes palabras de Tía Lydia: “Lo normal es aquello a lo que te acostumbras”.

¿Cómo se convirtió Estados Unidos en el Estado totalitario de Gilead?. Como recuerda Defred, todo empezó antes de que los ciudadanos corrientes como ella prestasen atención.

En Los testamentos, la secuela de El cuento de la criada, la acción sucede una década y media más tarde. Defred que nos dejó subiendo a una furgoneta negra con rumbo desconocido y la sospecha de estar embarazada, ha sido declarada terrorista y enemiga del Estado. El régimen ya ha intentado asesinarla al menos dos veces, y ha convertido a Nicole, la hija que Defred pasó ilegalmente a Canadá, en el paradigma de la mártir.

El argumento se desarrolla a través de tres historias que se solapan entre sí. Una la narra Nicole, una joven de 16 años que vive en Canadá con otro nombre (Daisy). La segunda la cuenta Agnes Jemima, la hija mayor de Defred, arrebatada a su madre cuando ella y su esposo, Luke, intentaban huir a Canadá, y que ha crecido en Gilead con unos padres adoptivos. La tercera es la narrada por Tía Lydia, la implacable agente de la ley que en El cuento de la criada imponía normas con vengativo placer.

Tanto en El cuento de la criada como en Los testamentos, la autora tiene el buen criterio de centrarse no tanto en la crueldad del régimen de Gilead, como en la manera en que el temperamento y las experiencias pasadas influyen en las distintas respuestas de cada personaje a esas terribles circunstancias. Lo que sucede en la novela de Atwood hoy se nos presenta como alarmantemente real. Los telediarios están llenos de imágenes de niños arrancados de los brazos de sus padres, de un presidente que utiliza un lenguaje racista para sembrar el miedo y el odio, y de reportajes que muestran cómo el cambio climático pone en peligro el planeta.

La normalidad de la Defred de Atwood por sí misma permitía que los lectores comprendiesen inmediatamente cómo el gobierno totalitario de Gilead afectaba a la vida de la gente corriente. Lo mismo se puede decir de la historia de Agnes en Los testamentos. Su narración no es tanto una exposición del paisaje infernal de Gilead como la crónica de una joven sobre su familia y su educación bajo el régimen, así como del inesperado giro de los acontecimientos que la llevó a desempeñar un papel decisivo para la suerte del sistema.

Atwood sabe que los crímenes fascistas de Gilead hablan por sí mismos. Es un país totalitario teocrático cuyos dirigentes violan, en ceremonias religiosas con la ayuda de sus esposas, a las mujeres capaces de procrear, las “criadas”, para quedarse con sus bebés. Empezó a escribir El cuento de la criada en el orwellliano año 1984, en Berlín Occidental, cuando aún no se habían venido abajo ni el muro ni las contradicciones del comunismo, y decidió que no incluiría en la novela nada “que no hubiese pasado realmente” en algún lugar en algún momento de la historia, ni ninguna tecnología “que no existiese ya”. En la introducción de una de las múltiples reediciones (2017) declaró: “Una de mis normas consistía en no incluir en el libro ningún suceso que no hubiera ocurrido ya en lo que James Joyce llamaba la «pesadilla» de la historia, así como ningún aparato tecnológico que no estuviera disponible. Nada de cachivaches imaginarios, ni leyes imaginarias, ni atrocidades imaginarias. Dios está en los detalles, dicen. El diablo también.”

La creación que hace de su Estado imaginario se sustenta en sus lecturas de literatura distópica, mientras que las historias de Nicole y Agnes en Los testamentos reflejan su familiaridad con la literatura victoriana. En un ensayo de 2017, Atwood explicaba que había escrito la historia de Defred siguiendo la tradición del “testimonio”: relatos transmitidos por personas que han sido testigos presenciales de calamidades de la historia. Una de las definiciones de Gilead que dan los diccionarios de la Biblia es “colina del testimonio”. Al testificar lo que han presenciado, Defred, Nicole, Agnes y (también) Lydia), dejan para la posteridad unas historias que cambiarán el relato oficial de Gilead. Contando sus experiencias con su propia voz, resisten a la determinación del régimen de silenciar a las mujeres.

Margaret Atwood (1939-)

Margaret Atwood es una prolífica poetisa, novelista, crítica literaria, profesora y activista política canadiense. Es miembro del organismo de derechos humanos Amnistía Internacional. Interesada por el avance científico y, especialmente, la función renovadora del movimiento feminista en la sociedad, consideró que la aportación más radical del feminismo es su esencia, «ayudar a las mujeres a confiar en sus posibilidades»

Nacida en Ottawa el 18 de noviembre de 1939. Sus padres eran la nutricionista Margaret Killam y el entomólogo Edmund Atwood. Tiene dos hermanos. Recibió su primera instrucción académica en casa, convirtiéndose en ávida lectora desde su juventud. Tras pasar por el instituto de Leaside, Margaret estudió Humanidades en la Universidad de Toronto, graduándose en Literatura Inglesa en el año 1961. Ese mismo año publicó su primer poemario, “Double Persephone” (1961). En esta primera etapa de su carrera como escritora dedicó la mayor parte de su tiempo a la poesía. Otros libros poéticos que publicó Atwood en los años 60 son “The Circle Game” (1964) o “Speeches For Doctor Frankenstein” (1966).

En el año 1968 se casó con el escritor Jim Polk. Un año después publicó su primera novela, titulada “La Mujer Comestible” (1969), un libro que la autora de Ottawa escribió en 1965. Con empleo de sátira y su habitual fondo feminista, está protagonizado por Marian MacAlpin, una mujer en vísperas de su boda que deja de comer y cree que la están devorando.

En la década de los 70, Margaret volvió a escribir poesía, con libros como “The Journals Of Susanna Moodie” (1970) o “You Are Happy” (1974), además de literatura infantil, con “Up In The Tree” (1978), cuentos en “Dancing Girls” o el ensayo “Survval” (1972), un libro sobre literatura canadiense.

Su segunda novela fue “Resurgir” (1972), con una mujer intentando encontrar en una isla a su padre desaparecido. Más tarde escribió “Lady Oracle” (1976), con el personaje principal Joan Forster en confusión vital y de identidades. A finales de década apareció su cuarta novela, “Nada Se Acaba” (1979), con un matrimonio que decide separarse pero vivir en el mismo techo junto a sus dos hijas. Por esta época, la escritora canadiense ya mantenía una relación con el novelista Graeme Gibson tras divorciarse en 1973 de Jim Polk. Con Gibson, Margaret tuvo una hija en el año 1976 a la que llamó Eleanor Jess.

En los años 80 volvieron los poemarios, como “True Stories” (1981) o “Interlunar” (1984), y otra colección de cuentos titulada “Murder In The Dark” (1983).

Su primera novela en los años 80, y quinta de su carrera, fue “Bodily Harm” (1981), un libro en el que una joven periodista llamada Rennie Wilford decide viajar a una isla del Caribe para evadirse de los malos momentos.

En 1985 publicó su novela más famosa, “El Cuento De La Criada” (1985), novela distópica, con influencias de George Orwell, que fue llevada tanto al cine como a la televisión. Su protagonista, Defred, es una mujer que vive en la República de Gilead, lugar de dictadura puritana divida en castas. Ella solo tiene como destino la procreación.

Tres años después, Margaret escribió su séptima novela, “Ojo De Gato” (1988), historia de recuerdos en Toronto de una pintora llamada Elaine Risley.

En la década de los 90 escribió de nuevo poemarios, como “Morning In The Burned House” (1995), libros de cuentos, como “Wilderness Tips” (1991), y novelas, “La Novia Ladrona” (1993), con tres mujeres enfrentadas a una femme fatale, y “Alias Grace” (1996), misterio en el siglo XIX.

Tras el fin de los años 90, Margaret se mostró muy prolífica, diversificando, como había hecho a lo largo de su carrera, su escritura en poemas (“The Door”), cuentos (“Stone Mattress”), ensayos (“Negotiating With The Dead”, “Payback”) e incluso cómic (“Angel Catbird”, con dibujos de Johnnie Christmas, “War Bears”, con dibujos de Kean Steacy).

En cuanto a novelas, en el año 2000 publicó su décima novela, “El Asesino Ciego”, historia de la familia Chase durante el siglo XX. Más tarde apareció “Oryx And Cake” (2003), el primer libro de la trilogía “MaddAddam”, con enfoque distópico. Fue continuado por “El Año Del Diluvio” (2009) y “MaddAddam” (2013). En el año 2005 publicó su doceava novela, “Penélope y Las Doce Criadas” (2005), inspirada por la “Odisea” de Homero.

Diez años después apareció “Por Último, El Corazón”” (2015), otra distopía.Un año más tarde publicó “La Semilla De La Bruja” (2016), basada en “La Tempestad” de William Shakespeare.

Su última novela es “Los Testamentos” (2019), continuación de “El Cuento De La Criada” que ganó el Premio Man Booker.

En el año 2004 creó el LongPen, un sistema para escribir de forma remota con un ordenador y una mano robótica.

En el año 2009 murió su pareja, Graeme Gibson.

Ha recibido numerosos galardones, entre ellos el Governor General’s Award, la Orden de las Artes y las Letras, el Premio Montale, el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, el Premio Nelly Sachs, el Premio Giller, el National Arts Club Literary Award, el Premio Internacional Franz Kafka y el Premio de la Paz del Gremio de los Libreros Alemanes.


Lectures i sessions del curs 2019-20

Aquí finalitza un altre curs del Club de Lectura. No ha estat, ni de bon trós, un any com els d’abans, ja que la pandèmia ho ha trasbalsat quasi tot.

Amb la Biblioteca tancada, hem hagut de recòrrer a l’eBiblio , on la ciència-ficció no hi és gaire representada, però ens hem sortit amb els canvis.

Hem fet esforços per mantenir les reunions fent les tres darreres sessions per video-conferència. Agraeixo a tots els participants la seva bona disposició, però m’agradava més quan les interrupcions donaven aire fresc al debat. Agraeixo també l’ajuda de la Biblioteca, coordinant les convocatòries via correu i les llicències a l’eBiblio.

La planificació del proper curs encara no està confirmada. Tant bon punt ho sigui actualitzaré la página del Calendari de Sessions.

Desitjo que tots tingueu un bon estiu i que la propera sessió, amb o sense mascaretes, sigui presencial.

Aquest ha estat el nostre cicle d’aquest Curs:

Dates
                         Títols i Autors
14 de setembre de 2019 Norstrilia, Cordwainer Smith
5 d’octubre de 2019 Antihielo, Stephen Baxter
9 de novembre de 2019 La naranja mecánica, Anthony Burgess
14 de desembre de 2019 Más que humano, Theodore Sturgeon
11 de gener de 2020 Oddity, David Castells
8 de febrer de 2020 El hombre en el laberinto, Robert Silverberg
7 de març de 2020 Blade Runner (guió de la pel·lícula), Ridley Scott, Hampton Fancher i David Webb Peoples
18 d’abril de 2020 per video- conferència
La guerra de los mundos, H.G. Wells
16 de maig de 2020 Amanecer, Octavia Butler
13 de juny de 2020 Sin noticias de Gurb, Eduardo Mendoza

Primera sessió del Club per video-conferència

Degut a la situació de confinament causada per la pandèmia de COVID-19, d’acord amb la Biblioteca, hem fet la sessió per comentar “La guerra de los mundos” de H.G. Wells per video-conferència.

Aquí un parell de captures de pantalla fetes durant la sessió.

El crèdit de les fotos es per en Dani, i agraïm a l’Amadeu que ens va deixar utilitzar la seva llicència ‘pro’ de l’eina Zoom.

Encara que vam poder mantenir un diáleg àgil i tohom (11 persones) vam poder participar, enyorem les sessions presencials i a la resta de companys i companyes que no es van poder incorporar.

Tant de bó puguem retrobar-nos a la Biblioteca la propera sessió, però, si les circumstàncies no ho permeten, tornarem a convocar sessió per video-conferència.

Reviseu aquí el calendari de sessions.


Sessió del Club: Oddity

“Em dic Marcel i avui fa divuit anys que vaig néixer. Els meus pares em van posar aquest nom perquè esperaven que algun dia arribés a veure el mar i el cel de veritat”

Què tenen en comú Sherlock Holmes, Spock, Juli Cèsar, Claudi, Norman Bates i Anne Frank? Si llegiu aquesta novel·la de ciència ficció ho sabreu.

Després d’un desastre nuclear i ambiental, la Terra s’ha tornat inhabitable. Una nau, en forma d’Arca de Noè, és llançada a l’espai. Viatgen en ella un grup seleccionat d’humans, inicialment uns deu mil que s’han anat reduint a la meitat. Viatgen acompanyats per altres milers d’animals, cent un hubots (robots humanoides) i dues centes formigues (robots de càrrega). El seu objectiu és trobar un planeta de característiques similars a les de la Terra, on establir-se i iniciar una nova era per als humans. El seu objectiu era molt simple: sobreviure.

La vida a la nau és molt dura. S’ha establert un sistema social molt rígid i eficient per garantir el màxim aprofitament dels escassos recursos. Qualsevol petita errada, qualsevol desequilibri pot tenir unes conseqüències desastroses. La nau es converteix en un micro món fràgil i incert, extrapolable a la Terra actual, on la necessitat d’estalviar els recursos i d’optimitzar els processos de reciclatge són cada dia més apressants.

Sabem que a més d’aquesta nau, dues s’han llançat amb el mateix objectiu. També sabem que una part de la humanitat s’ha quedat a viure al fons de la mar, per evitar la radiació. Ni de les colònies submarines, ni de la travessia de les altres naus se’ns donen notícies. No obstant això en la Oddity 1, després de 72 anys de viatge, s’està entrant en una situació crítica que posa en perill, no només la seva missió, sinó la supervivència dels que l’habiten.

L’autor s’apunta a la ciència-ficció hard, i ens dóna detalls molt concrets sobre les característiques de la nau, les seves parts i les funcions que compleix cadascuna, els seus sistemes de suport vital, terrenys perquè creixin plantes, els aparells de comunicació i l’organització sociopolítica d’aquesta comunitat. Malgrat això -potser per poder desenvolupar les trames d’intriga- no utilitza un recurs habitual en els llargs viatges espacials: la hibernació. Això aporta un altre element de tensió, ja que el temps per trobar un lloc habitable és limitat.

El relat, molt influït per les obres d’Asimov i pel “Mecanoscrit…” de Pedrolo, està narrat en forma de diari. El va escrivint el Marcel, un noi que fa els 18 anys a l’inici de la seva redacció, i que ens anirà desgranant les intrigues en què es veurà embolicat i que donaran lloc a el desenvolupament d’una conspiració. La Laia i el Perkings, son els seus amics i l’acompanyaran en les seves peripècies. Sempre moguts per una exigència moral, de vegades es veuran involucrats sense voler-ho, però en general són ells els que s’aniran complicant la vida a les intrigues que són el motor de l’acció d’aquesta novel·la.  L’altre personatge principal és el Claudi, un robot humanoide amb tendències emocionals a l’estil de l’Andrew bicentenari. Aquest personatge guiat per una lleis robòtiques molt característiques, permet a l’autor abordar temes com la consciència, la moral, l’ètica personal, …

L’autor complementa el relat amb un annex de referències, un qüestionari i una llista d’idees per reflexionar. Però abans d’aquests, cal llegir l’epíleg on  fa el tancament de la novel·la. S’articula en les últimes entrades del diari d’en Marcel, i li donen al lector unes claus per interpretar el final del viatge de la Oddity.

David Torres Ardèvol (Barcelona-Gràcia, 1959)

Resideix entre Sant Cugat del Vallés i Castelló d’Empúries. Informàtic especialitzat en bases de dades i optimització de processos.

Va començar a escriure fa molts anys però però fins el 2014 no comença a publicar en autoedició amb el pseudònim de David Castells. És membre actiu del nostre Club de Lectura.

  • L’HOME QUE INTUÏA (651 pag): Trilogia d’aventura, misteri i humor basada en tres novel·les anteriors.
  • L’HOME DE LA CORBATA LLAMPANT (61 pag): Novel·la curta i assaig de política ficció i humor quàntic.
  • ODDITY (171 pag): Novel·la de ciència ficció per a joves i adults.
  • SI LA BOSSA SONA (253 pag): Novel·la negra.

Sesión del Club: Norstrilia

“No se ha construido ninguna computadora multipropósito que pese tan poco como ciento cincuenta libras. Tú sí.”

Rod McBan vive en el planeta Norstrilia (una abreviatura del Viejo Norte de Australia) donde una astuta población rústica ha acumulado una gran riqueza al comerciar con un producto para extender la vida, la droga santaclara, conocido como stroon. Pero incluso para los estándares de Norstrilia, McBan cosecha ganancias inesperadas en lo que hoy se llamaría una “especulación financiera en línea”. De la noche a la mañana se ha convertido en el hombre más rico del universo, y utiliza sus nuevas riquezas para comprar la casa original de la humanidad: el planeta Tierra.

Se nos informa que nuestro héroe también compró un millón de mujeres, demasiadas para que cualquiera pueda congeniar con ellas de manera práctica, y luego nos dicen “Pero él no quería mujeres. Quería sellos de correos”.

Como si esta historia no fuera lo suficientemente dramática, Cordwainer Smith incorpora media docena de otras tramas fantasiosas, que implican la liberación de animales inteligentes, intrigas en la política intergaláctica, dos romances que involucran a nuestro protagonista (pero ninguno con el millón de mujeres mencionadas antes), un lunático asesino de un planeta acuático, una operación de cambio de sexo en Marte y casi cualquier otro tipo de historia de ciencia ficción que podría incluir en un libro de doscientas páginas.

Desde el comienzo del libro, sabemos que el protagonista, Roderick Frederick Ronald Arnold William MacArthur McBan 151º -incluso el nombre del personaje sugiere una confusión de identidad-, tiene algo mal en su cabeza. El gobierno de Norstrilia  casi lo extermina al comienzo de la novela, por carecer de las habilidades telepáticas requeridas que todos los demás tienen en su sociedad, y un revelador interludio posterior en el libro describe su re-elaboración mental por un gato humanizado que también es el último psicólogo clínico en la Tierra.

Cordwainer Smith no ignoraba los aspectos psicológicamente perturbadores de su narración. Es revelador que el título original del autor para el trabajo que se convirtió en Norstrilia fuese Star-Craving Mad (Loco ansioso de estrellas).  Incluso teniendo en cuenta los elementos muy extraños de la historia, podemos percibir vínculos de primera mano a experiencias con el psicoanálisis, así como con una explicación plausiblemente autobiográfica de una rica vida interior del autor más allá de lo normal o convencional.

Casi todo en la ciencia ficción de Smith se puede hacer encajar en un solo gran esquema. Sin embargo, el esquema es enloquecedoramente complejo, una laberinto de espejos literario donde incluso los adeptos pueden perderse. Norstrilia siempre parece tambalearse al borde del caos, y mientras Smith logra atar la historia y resolver los conflictos clave en las páginas finales, el libro aún puede resultar, para la mayoría de los lectores, desordenado y casi extraño en sus excesos.

Cordwainer Smith fue en gran medida un producto de la cultura de la década de 1950, con sus obsesiones de la Guerra Fría y su positivismo psicoanalítico. Sin embargo, sería interesante saber qué habría pasado con su obra si no hubiera muerto, a la edad de 53 años, en 1966. Sus obras tardías parecen anticipar aspectos de la contracultura psicodélica ‘Summer of Love’ que ocuparía un lugar central en la cultura estadounidense en los meses que siguieron a su fallecimiento.

Norstrilia es parte de una gran historia futura que abarca decenas de miles de años y muchos personajes extraordinarios. Fue la única novela de ciencia ficción de Smith, y se publicó originalmente en dos partes. La primera, The Planet Buyer, se publicó antes de su muerte, y la segunda, The Underpeople, se publicó póstumamente. Smith escribió principalmente historias cortas, y sus lectores reconocerán varios de los personajes que aparecen en Norstrilia, especialmente C’mell y Lord Jestecost.

Las historias en su conjunto cuentan el devenir de la humanidad desde el final de nuestra civilización hasta su expansión a través del espacio, bajo la atenta mirada de la Instrumentalidad. Los temas son una fusión de las opiniones políticas de Smith y su filosofía religiosa, y desafortunadamente, nunca sabremos exactamente cómo iba a terminar todo porque murió joven, con gran parte de la historia aún no contada. ¿Habría escrito un libro seminal, similar al “Forastero en tierra extraña” de Heinlein o al “Dune” de Herbert? ¿Habría conmocionado a la gente y llegado a una nueva generación que buscaba el tipo de historias extravagantemente liberadoras?.

Norstrilia, no es esa gran novela. Pero en su alocada energía y desarrollo salvaje, nos da una idea de los ángulos y conceptos que la obra maestra nunca escrita de Smith podría haber abordado. Por otra parte, muchos de sus cuadernos nunca han aparecido, por lo que quizás haya algo grandioso ahí fuera, esperando (para tomar prestada una palabra que este autor amaba) un “redescubrimiento”. Sin embargo, en base a las obras que sobreviven, Cordwainer Smith es un autor clave de la Edad de Oro de la ciencia ficción y un modelo a seguir para otros escritores que quieren llevar sus fantasías al límite.

Cordwainer Smith (11 de Julio de 1913, Milwaukee, Wisconsin, EEUU-6 de Agosto de 1966, Baltimore, Maryland, EEUU)

Seudónimo del Dr. Paul Myron Anthony Linebarger. Nació en Milwakee, Wisconsin, en 1913. Era nieto de un clérigo. Su padre (Dr. Paul Myron Anthony L.), un hombre excéntrico, había ejercido como Juez del Distrito Federal en Filipinas, pero había dejado este puesto para trabajar a tiempo completo por la causa del reformador republicano chino Sun Yat Sen, quien se convirtió en el padrino de Paul. Su padre fue asesor legal de la República China y se quedó con Sen durante su exilio en Japón y durante toda su carrera en China. Paul Linebarger creció en la comitiva de Sun Yat Sen,  y creció y se educó en China y Japón.

A los 6 años, quedó ciego accidentalmente del ojo izquierdo. Una infección resultante le dejó secuelas en el ojo derecho, causándole angustia a lo largo de su vida.

Pasó sus años de formación en Japón, China, Francia y Alemania y visitó Rusia en su adolescencia  Desde muy joven dominaba seis idiomas y era conocedor íntimo de varias culturas, tanto orientales como occidentales.

Se casó en 1936, se divorció en 1949, se volvió a casar en 1950 con Genevieve Collins. Viajó mucho en los años 50 y 60 con su esposa a pesar de estar muy enfermo. Estuvo en Australia, Grecia, Egipto y muchos otros países. Estaba muy impresionado con Australia y esperaba retirarse allí,

Tenía solo veintitrés años cuando obtuvo su doctorado en Ciencias Políticas en la Universidad John Hopkins, donde más tarde fue profesor. Poco después, dejó de ocuparse de la edición de los libros de su padre para publicar sus propias obras de gran prestigio sobre asuntos del Lejano Oriente.

Linebarger enseñó en la Universidad de Duke de 1937 a 1946, pero también sirvió activamente en el Ejército durante la Segunda Guerra Mundial como segundo teniente. Como especialista del Lejano Oriente estuvo involucrado en la formación de la Oficina de Información de Guerra y de la Junta de Planificación e Inteligencia de Operaciones. También ayudó a organizar la primera sección de guerra psicológica del Ejército. Fue enviado a China y puesto a cargo de la guerra psicológica y de coordinar las actividades militares angloamericanas y chinas. Al final de la guerra, había alcanzado el rango de mayor.

En 1947, se convirtió en profesor de Política Asiática en la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de la Universidad Johns Hopkins en Washington. El Dr. Linebarger convirtió sus experiencias en un libro: “Guerra psicológica” (1948), aún considerado como el texto más autorizado en el campo. Como coronel, fue asesor de las fuerzas británicas en Malasia y del 8º Ejército de los Estados Unidos en Corea.

Escribió extensamente sobre temas políticos chinos. Trabajó para la comunidad de inteligencia estadounidense, con especial interés en las técnicas de propaganda y la guerra psicológica. Su experiencia fue lo suficientemente valorada como para convertirse en un miembro destacado de la Asociación de Política Exterior y asesor de John F. Kennedy. Pero este autodenominado “visitante de las guerras pequeñas” pasó por Vietnam, sintiendo que la participación estadounidense allí era un error.

Paul Linebarger, un joven sensible, introspectivo y aparentemente bastante solitario y enfermo, se convertiría en un notable erudito, pensador y escritor. En algún momento de su vida, se convirtió en un cristiano muy comprometido. Con su esposa Genevieve iba a la misa de los domingos, y bendecía todas las comidas en casa. La fe se extendió y dio forma a su poderosa imaginación. Ignoró los movimientos religiosos contemporáneos, especialmente los secularizadores dirigidos a problemas sociales. El Dios en el que tenía fe tenía que ver con el alma del hombre y con el desarrollo de la historia y del destino de todas las criaturas vivientes.

Los propios problemas psicológicos de Linebarger, así como su gran interés en la guerra psicológica, lo llevaron a explorar la psiquiatría y el psicoanálisis modernos. Estos temas, así como la filosofía y la alegoría cristiana, abarcan toda la ciencia ficción que publicó como Cordwainer Smith.

Murió en 1966 de un ataque al corazón, a los 53 años, en Baltimore, Maryland, antes de realizar su plan de retirarse a Australia.

Condecorado con la Estrella de bronce está enterrado en la Sección 35, tumba nº 4712 del Cementerio Nacional de Arlington.

De 1950 a 1966, un autor llamado “Cordwainer Smith” publicó historias en las principales revistas de ciencia ficción. Desde el principio hasta el final, estas historias fueron aclamadas entre las más ingeniosas y llamativas jamás escritas, y eso en un campo especializado en lo inventivo y lo llamativo. Su autor era un hombre muy reservado que no quería que se conociera su verdadero nombre y evitar ser perseguido por los fanáticos de SF.

Todas menos 5 de sus historias son acerca de los Señores de la Instrumentalidad (Instrumentality Mankind). El primero de ellos fue “War # 81-Q” (1928) Aparentemente no se molestó mucho en hacer coincidir los diferentes hechos y fechas. También escribió como Felix C. Forrest, un juego de palabras en referencia a su nombre chino Lin Bah Loh (Bosque de la Felicidad Incandescente). Fue solo después de su muerte en 1966 (cuando la mayor parte de su trabajo de ciencia ficción se publicó por primera vez) que más de un puñado de personas supo que “Cordwainer Smith” era en la vida real Paul M. A. Linebarger.


Lecturas realizadas en el curso 2016-17

Este curso hemos seguido la planificación prevista, para los dos grupos (A y B).

A modo de resumen aquí queda el cuadro con fechas y títulos, que enlazan a cada una de sus respectivas entradas en el blog:

Grupo A Títulos y Autores
3 de septiembre de 2016 Criptonomicón, Neal Stephenson
8 de octubre de 2016 Oryx y Crake, Margaret Atwood
12 de noviembre de 2016 Soy leyenda, Richard Matheson
17 de diciembre de 2016 El marciano, Andy Weir
14 de enero de 2017 La peste escarlata, Jack London
11 de febrero de 2017 La invención de Morel, Adolfo Bioy Casares
11 de marzo de 2017 Muero por dentro, Robert Silverberg
8 de abril de 2017 El fin de la infancia, Arthur C. Clarke
13 de mayo de 2017 El último hombre, Mary Shelley
10 de junio de 2017 La larga marcha, Richard Bachman
Grupo B Títulos y Autores
2 de septiembre de 2016 El juego de Ender, Orson Scott Card
7 de octubre de 2016 Snow Crash, Neal Stephenson
11 de noviembre de 2016 Guía del autoestopista galáctico, Douglas Adams
16 de diciembre de 2016 La mano izquierda de la oscuridad, Ursula K. LeGuin
13 de enero de 2017 Bóvedas de acero, Isaac Asimov
10 de febrero de 2017 Tintín – Objetivo: La Luna y Aterrizaje en la Luna, Hergè
10 de marzo de 2017 Lágrimas en la lluvia, Rosa Montero
7 de abril de 2017 Crónicas marcianas, Ray Bradbury
12 de mayo de 2017 La pell freda, Albert Sanchez Piñol
9 de junio de 2017 Pórtico, Frederick Pohl

Sessió del Club (Grup B): La pell freda

P: Se te ha comparado con Lovecraft, Verne, Stevenson o Conrad ¿Reconoces la influencia en tus novelas de alguno de ellos?
R- La verdad es que tan solo me quedo con Conrad. Respecto a los otros autores que citas, creo que habría que hablar más de coincidencias que de influencias. Otros autores que me han influido mucho, muchísimo —al menos en las temáticas— son Buzzati y Coetzee. Pero mi tríada de favoritos son Henry Miller, Lévi-Strauss y Ernst Jünger. ¿Te los imaginas encerrados en una habitación sin ventanas? Seguro que acababan a tortas …
Albert Sanchez Piñol, entrevistat a literaturas.com

Sesión del Club (Grupo A): El último hombre

“¡Paciencia, oh, lector! Seas quien seas, mores donde mores, ya seas de raza espiritual o hayas surgido de una pareja superviviente, tu naturaleza será humana y tendrás por morada la tierra. Aquí vas a leer los hechos de una raza extinta, y te preguntarás con asombro si ellos, los que sufrieron lo que tú hallas escrito, eran de la misma carne frágil y el mismo cuerpo blando que tú.”

Se trata de una de las primeras novelas de ciencia ficción, “El último hombre” de Mary Shelley, pues fue publicado originalmente en 1826. A priori lo tiene todo para convertirse en un clásico, o, por lo menos, para gozar de la misma fama que “Frankenstein”: una autora de prestigio, un estilo literario cuidado, personajes potentes, algunos avances tecnológicos interesantes, una hábil proyección política desde su época y un tema, la destrucción de la humanidad, que puede dar mucho juego. Lo tiene todo para triunfar. Y de hecho lo hizo, no de forma abrumadora, es cierto, pero si fue un discreto éxito cuando salió a la luz.

Algunas interpretaciones recientes han visto en la extinción universal que en ella describe una metáfora de los efectos destructores de un idealismo político excesivo. Obra de vocación futurista, ambientada en torno al año 2070, destacan entre sus personajes Adrian, hijo del destronado rey de Inglaterra y ardiente partidario de las ideas republicanas e igualitarias, y Raymond, un señor poderoso que rechaza un ventajoso matrimonio político para casarse con su verdadero amor y que combate en Constantinopla por la libertad de un pueblo que no es el suyo. En esas circunstancias, se tiene conocimiento de una misteriosa epidemia que avanza arrasando países enteros y que pone en peligro la supervivencia misma de la humanidad.

“El último hombre” es un clásico imprescindible que ofrece múltiples lecturas: novela de anticipación y de profecías apocalípticas, novela en clave, novela de iniciación y relato de terror gótico. La novela también se considera como una crítica / reacción contra el movimiento literario del romanticismo, aunque los ideales y las pasiones de los personajes no les ahorra su condenación inminente.

En este curioso 2070 imaginado por Mary Shelley: los barcos se siguen moviendo a vapor, existen globos que permiten hacer el viaje entre Londres y Escocia en apenas un día o dos (depende del viento). Inglaterra es una república, pero sigue existiendo una división social cercana al Antiguo Régimen. En el continente sigue primando el absolutismo, y griegos y turcos continúan luchando encarnizadamente desde los tiempos de Byron. Por cierto, la caballería y la infantería de línea siguen siendo las armas dominantes.

Para dar el salto a esa época, Shelley usa una artimaña que sería muy común en la ficción especulativa temprana: un narrador actual que oye la historia de segunda mano a través de algún medio inusual. En el caso de Shelley, describe una visita a Nápoles y el descubrimiento de la Cueva de la Sibila, que contiene antiguas profecías escritas. Shelley y su compañero se llevan los documentos a casa para traducirlos, y encuentran en ellos la historia de Lionel Verney, el último hombre en la tierra.

Pero si su capacidad prospectiva ha caducado, por lo menos quedan otros valores más literarios, lo que no evita la sensación de que Mary Shelley tuvo que sacrificar parte de su brillantez literaria en aras de la comercialidad: una cosa es escribir sobre un monstruo que cobra vida para asombrar a las amistades y otra llegar a un público masivo.

No es hacer un spoiler si señalamos que la historia termina con un sólo hombre en la tierra, un superviviente solitario que recuerda la historia y la caída de sus amigos y de toda la humanidad. Shelley hace un sentido elogio para todos ellos, que muy bien podría haber sido escrito por su difunto esposo.

Mary Wollstonecraft Shelley (1797-1851)

“El ser humano que quiere alcanzar la perfección debe mantener la serenidad y la calma, sin permitir que una pasión o un deseo circunstancial se entrometa en su espíritu”

Escritora inglesa, nacida en Londres el 30 de agosto de 1797 y fallecida en su ciudad natal en 1851. La narrativa de Mary Shelley refleja a la perfección los gustos y las inquietudes del Romanticismo: lucha entre la ciencia y el espíritu, interés por los personajes atormentados, dudas sobre el sentido de la vida, misterio, pasiones, sentimientos, etc.

Era hija del filósofo y economista William Godwin, un brillante intelectual que se había significado por su ideología librepensadora. Su madre era también una intelectual muy liberal, la escritora Mary Wollstonecraft, una de las primeras defensoras del feminismo en la cultura inglesa. Murió a los once días de haber dado a luz a la futura escritora. La pequeña Mary creció al lado de dos compañeras inseparables a lo largo de su infancia y adolescencia. Una de ellas era su hermana mayor Fanny Imlay, una niña que había tenido Mary Wollstonecraft cuando todavía estaba soltera. La otra compañera de ambas era la joven Jane o Clara, hija de Mary Jane Clairmont, una viuda con la que se había casado Godwin tras la muerte de su primera esposa.

Las tres niñas (Fanny, Mary y Clara) crecieron en un ambiente de cultura y libertad poco frecuente entre las mujeres de su tiempo. Su padre y tutor se encargó de que recibieran una espléndida educación, lo que pronto les permitió relacionarse con los principales artistas, escritores e intelectuales del panorama cultural londinense de comienzos del siglo XIX. Fue así como Mary conoció, en 1814, a otro de los geniales poetas del Romanticismo inglés, Percy Bysshe Shelley. A pesar de que éste estaba casado, ambos se enamoraron y, a los dos meses de haberse conocido, se fugaron de Londres. Clara, que seguía muy unida a Mary, se fugó con ellos. La tercera de aquel grupo, Fanny, se quedó en Londres, donde poco tiempo después se quitó la vida envenenándose con láudano, en un acto muy característico del espíritu romántico. En 1816 se suicidó también Harriet Westbrook, la esposa de Percy Bysshe Shelley. Éste, tan pronto como se supo viudo, se casó con Mary, por lo que acabó pasando a la posteridad con el nombre de Mary Shelley.

Percy, Mary y Clara vivían en Suiza, a orillas de un bello lago. Allí se reunió con ellos el gran poeta George Gordon, más conocido por su título de Lord Byron, que había abandonado Londres después de haberse visto envuelto en un escándalo amoroso. Clara y Lord Byron se enamoraron, y fruto de aquella apasionada relación a orillas del lago Lemán fue una niña llamada Allegra.

La estancia de los cuatro en aquel tranquilo paraje suizo fue también muy fructífera para la historia de la Literatura. Una noche de tormenta, Byron propuso que todos los que allí se hallaban escribiesen un cuento de terror. La joven Mary Shelley se tomó el juego en serio y escribió una de las obras maestras de la literatura de terror: “Frankenstein o El moderno Prometeo” (1818), cuya influencia en el género se ha dejado sentir en las tradiciones narrativas de todo el mundo. De aquella noche de tormenta en la que Byron propuso escribir relatos de terror salió otra obra decisiva para el género de terror: “El vampiro”, cuento escrito por John William Polidori, médico y ayudante de Byron. Este relato sentó las bases de la historia que luego habría de hacer célebre Bram Stoker bajo el título de “Drácula” (1897).

Convertida en una autora famosa gracias a Frankenstein, Mary Shelley continuó escribiendo novelas, aunque no logró alcanzar con ellas el éxito obtenido por su primera obra: “Valperga”, novela gótica (de miedo y misterio) castillos, fantasmas, ruidos extraños, sótanos misteriosos, etc.; “El último hombre”, novela fantástica que plantea una epidemia de peste que ha acabado prácticamente con el ser humano, ya que sólo ha dejado un hombre con vida; “Mathilda”, novela escrita en 1819, aunque no fue publicada hasta 1859, ocho años después de que la escritora hubiera desaparecido; y “The fortunes of Perkin Warbeck” y “Falkner”, dos novelas históricas. También escribió numerosos artículos periodísticos, ensayos y biografías por encargo, y se ocupó de editar la obra poética de su esposo. Además, fue autora de algunos cuentos o narraciones breves como el relato infantil “Mauricio o la cabaña del pescador”, el cuento fantástico “Transformación” y “El mortal inmortal”.

A pesar de la prematura desaparición de su esposo (ocurrida en 1822, cuando sólo llevaban ocho años juntos), Mary y Percy recorrieron muchos países de Europa: Francia, Suiza, Italia, Alemania, Holanda… A la muerte del poeta, la autora regresó a Londres, a la casa de su padre. Dedicada de lleno a sus escritos y al cuidado de su casa y familia, Mary Shelley no volvió a casarse.

Falleció en Londres, mientras dormía, el 1 de febrero de 1851.


Bonus track: El marciano – Transcripció de la tertúlia

Gràcies a l’esforç de Ramon, que va anar prenent notes durant la sessió, disposem d’un resum de les diferents intervencions. Els vídeos són un afegit del Moderador per il·lustrar algun dels comentaris.
Club de Lectura SciFi – 2016.12.17 – EL MARCIANO – ANDY WEIR

 

FC Novel·la anterior The egg, no en fan pel·lícula
JS Versemblant
FC SciFi “hard” és la que explica el perquè de les tècniques científiques que aplica
NM M’ha agradat. Hi veig una mica de realitat. Em recorda El viatge de l’heroi
TP Llegit en tres dies.
AM El secret està en enfrontar els problemes de un en un, si no et desesperes.
FC “Estoy jodido, voy a morir” … “He encontrado una solución”.
FC No sabem res de la seva vida anterior, passat, … personatge malaguanyat?
FC No té mai un moment de feblesa
JS Si està deprimit no té ganes d’escriure al diari. Si comences a donar gaires voltes al coco…
DS Personatge pla. Literàriament no aporta res. És un best seller.
FC No és un llibre, és un guió de pel·lícula.
JS Quan canvia de primera a tercera persona es que passarà alguna cosa
AM A la peli ho fan més complicat que al llibre
DS Llibre més angoixant: Aurora. M’ha agradat però no m’ha aportat res.
IB Llegit ràpid, m’ha agradat. Peli menys angoixant.
RB Fa un any que el vaig llegir i encara me’n recordo. M’ho vaig passar molt bé. No entenc que un lllibre que és entretingut digueu que no és important. A mi em sembla que un llibre amè divertit, creïble, … és un bon llibre
AM M’ha agradat. L’he trobat versemblant, divertit (això mereix un aplaudiment!!!)
FC Aquest any estem fent llibres sobre la supervivència
AM És com un Apolo XIII, Els tocs d’humor, …
FC Perquè surt el Rich Pournell? El Andy Weir és el que va programar les rutes a Mart.
FC La baixa densitat de l’atmosfera de Mart fa que una turmenta no pugui causar cap mal. L’autor ho sabia i tenia un altre inici, però va decidir fer-ho així.
FC Qué passa entre Sol212 i Sol376? El llibre no explica res.
JS És quan el visita la reina marciana 😉
FC Li van preguntar si havia pensat escriure alguna història curta al respecte va respondre: “Pensado en ello. Decidido en contra”
(debat sobre el motor d’ions, existeix?)
CL M’ha agradat. Es nota que s’ho va passar bé escrivint. Pot acostar la ciència ficció al gran públic.
KM La setmana que ve el recomanem al Quimèric
CL No es fa pesat entrant en detalls de com es cultiven les patates, … Quan parla de la NASA hi ha masses personatges i no te’ls explica
RB La part de la Terra és un dels recursos bons del llibre, que si no seria claustrofòbic.
CL “Que estará pensado un hombre en la NASA … “ i ell esta mirant el senyor Roper en una serie 😉
FC Què fèieu l’any 1985?
KM et altri: Néixer!
FC L’any 1985 hi havia la sèrie de MvGyver

FC El llibre es de lectura obligatòria pels astronautes en pràctiques de la NASA
XPol A mi em va avorrir. La part científica m’avorria. Ara, superada la fase de les patates, m’ha agradat. Reconec que al final m’ha agradat. El personatge és pla i la resta dels personatges també.
KM És un “Salvad al soldado Ryan!”
JS La NASA s’hi interessa perquè és una forma d’aconseguir diners perquè tothom hi està interessat.
KM A mi em va agradar quan el vaig llegir. Veníem d’una cosa contundent, de qualitat, dura i va ser un anem a destensar, anem a passar-nos-ho bé. El personatge m’agrada perquè és intel·ligent, es pren les coses amb humor, que és un símbol d’intel·ligència, i les converses que té amb la gent amb aquell punt de sarcasme, També entenc coses de la Relacions públiques que les entenc, … se’n riu de coses de la NASA com que les bosses d’escombraries tenen un nom diferent, …
FC El moment en que fa foc, l’únic que té és la creu de l’altre
LP D’entrada, la meva admiració pel McGyver. Vaig tenir la sensació d’un guió cinematogràfic. El tema de la tormenta me’l vaig plantejar, … no se si hi ha altres coses com el cultivar patates, que no son coherents científicament. És un llibre amb punts interessants, la publicitat, el joc entre potències mundials, …
RG Si non é vero. É ben trobato. Represa del gust de llegir SciFi, com a Dune, Hyperion, … Fortalesa mental extrema del personatge, “inasequible al desaliento”. Bons recursos literaris, diari, converses amb la base, missatges als altres tripulants, … Administra bé el anar introduint elements a la novel·la, la terra, la xina, l’altra tripulació, les pel·lícules, els missatges a l’altra nau
JE L’he trobat massa llarg i a la vegada que el fa creïble la història la fa llarga. En cap moment he tingut la sensació que anava a morir.
FC ”Cinta aïllant” és un error de traducció és “cinta americana”.
cinta-americana
JE També m’han agradat les converses amb la nau, amb el sentit de l’humor
XPon M’ha costat bastant arribar al final. Per llegir-lo és massa llarg, perquè el tema no m’interessa. Perquè t’interessi te’l fan ser interessant. I jo és impossible que m’identifiqui amb aquest tio, sóc incapaç de fer res amb un martell, … com a manual de supervivència és molt bo. Com a llibre de secundària per explicar física, botànica, …. podria ser molt bo. Però narrativament, no em crec cap dels personatges, de les coses que passen, … missatge que la humanitat m’ha vingut a salvar, fins i tots els xinesos …
JC Es un best seller, fàcil de llegir, … ciència ficció? Té la virtut de fer-te semblar real quelcom inversemblant.  Cultius, s’estan fent experiments la ESA. Només els americans han aconseguit dipositar vehicles a Mart. Et fa molt propera una cosa que és molt llunyana.
FC A la NASA li ha anat molt be el llibre. Però no estava en la intenció inicial de l’autor.
JC Ja m sembla totalment irreal a sortida del planeta amb el “descapotable” 😉
FC Potser un dels problemes és l’excés de la credibilitat
MS (missatge d’àudio) M’ha agradat. Trossos massa tècnics. La botànica m’ha interessat. El sentit humà del llibre és molt més maco en el llibre que en la pel·lícula.

TP,NM Però avui tothom s’ha llegit el llibre!
DS A la pel·lícula es veu la degradació física del personatge, que en el llibre no s’aprecia.
[Tothom vota que li ha agradat el llibre]

Presentació dels Clubs de Lectura 2016-17

El dijous, 13 d’octubre es va celebrar l’acte de presentació dels Clubs de Lectura de les biblioteques de Sabadell. Aquest curs 2016-17 s’amplien les ofertes i la varietat de temes (i d’idiomes…).

inauguracio-clubs-2016-17

Com d’altres anys, els moderadors hem tingut ocasió de parlar sobre les intencions i plans dels grups on participem. El text que vaig llegir es el que segueix:

“La ciència ficció no només ens parla sobre la tecnologia, els robots i les armes làser. Es literatura que tracta de les idees. Tracta d’explorar noves formes de pensar sobre el nostre passat i el nostre futur.

Permeteu-me comentar-vos unes quantes raons per llegir ciència-ficció:

  1. Els alienígenes: o millor dit, el potencial per a uns altres éssers. Una gran pregunta de la humanitat és si estem o no sols a l’univers. És força narcisista des de la Terra creure que som l’únic planeta que pot suportar la vida. Cada llum que veiem quan mirem cap al cel a la nit és un sol que podria tenir nombrosos planetes. Milions i milions d’estrelles, milers de milions de planetes; Com és que som els únics? La nostra tecnologia no ha avançat prou per respondre a aquesta pregunta. Només hem vist una fracció de l’univers, i podrien passar generacions abans que puguem tenir una millor idea del vast cosmos on estem. Hem imaginat planetes i éssers que ens exciten i ens mantenen encuriosits. Generen interès que inspira als futurs científics, astròlegs, físics, exploradors, aventurers, enginyers, astronautes, escriptors …
  2. Preparació: I si el món és destruït? Què passa si un súpervirus mata tota l’herba? Què passa si una pluja de meteors cega el noranta per cent de la humanitat? I si fem contacte? Aquests escenaris hipotètics són alguna cosa més que emocions. Ens permeten una major exploració de la condició humana. Què és el que ens fa humans? És la nostra suposada civilitat? És la nostra capacitat de comunicar i connectar? Com serien les nostres societats si el nostre món canvies dràsticament? Hauríem de mantenir els mateixos valors? Seguiriem amb les nostres normes socials tradicionals o ens tornariem a un estil de vida de gos-menja-gos? Els escriptors poden oferir-nos les preguntes que ens ajuden a mirar la humanitat, i a nosaltres mateixos, sota una nova llum. La pregunta clau sempre és : què passaria si …?
  3. Avatars: Potser no podem ser capaços d’experimentar els escenaris dels diferents universos nous, tot seguint els protagonistes que els habiten. El que té la ciència ficció de convincent, és el fet que està escrita en prosa, amb personatges, drames i conflictes. Se’ns presenta un personatge central, i seguim les seves aventures. Això afegeix un element personal a la fantasia. S’incrementa el realisme, perque ara tenim una connexió. La futurista idea de l’autor és ara una història. Els personatges s’estimen, ploren, i fan mal. Llegim sobre els protagonistes en situacions hipotètiques; s’ens fa més fàcil d’imaginar les nostres pròpies reaccions, com si la ficció fos a ocórrer en la nostra realitat.
  4. Viure per sempre: Hem d’afrontar-lo algun dia, no viurem per sempre. L’elixir de la vida no s’ha inventat. Com a molt les nostres vides poden extendre’s al llarg d’un segle. No viurem per veure els propers mil anys. No sabrem la forma en que les nostres ciutats o països canviaran, créixeran o es degeneraran. Mars One està treballant dur per aconseguir els primers éssers humans de forma segura al planeta vermell, hi aniran però no podran tornar. Quan llegim ciència ficció hi ha un potencial per mirar cap endavant i veure el que el nostre planeta i les civilitzacions podrien ser en el futur. Margaret Atwood i Arthur C. Clarke són dos autors que es destaquen en l’extrapolació: comprendre el nostre present i estimar un potencial futur o futurs. Aquestes històries poden ser vistes tant com advertències, com anticipació.
  5. L’exploració del canvi: El canvi ens remet a una sensació de por. Pot ser emocionant, com la promesa de noves possibilitats, o pot ser interpretat com a noves vies d’un potencial desastre. No sabem que passarà, i la ciència ficció pot ajudar a preparar-nos per una àmplia varietat de possibles futurs. Novel·les que utilitzen l’extrapolació ens poden enviar en un viatge cap a un futur proper o llunyà. Universos alternatius o paral·lels permeten fer una ullada a com la vida podria ser si nosaltres, com a raça, vam escollir seguir un camí o un altre. Potser també ens pot ajudar a fer front als canvis que es produiran a les nostres pròpies vides.

La ciència ficció pot col·locar la humanitat en situacions on no s’ha trobat, provar la nostra identitat i naturalesa interna enfront de condicions noves i extremes.

Al Club de Lectura de Ciència Ficció, aquest curs hem posat en marxa un nou grup, on encara tenim places lliures. Llegirem clàssics com “El juego de Ender”, “Crónicas marcianas”, “Snow Crash” i “Pórtico”. A l’altre grup, en el seu setè any explorarem el tema de la supervivència, amb títols com “Soy leyenda”, “Oryx y Crake”, “El último hombre” i “El marciano”.

Recordeu: els que obliden el passat estan condemnats a repetir-lo. I els que no llegeixen ciència ficció estan condemnats a que el futur els agafi desprevinguts.

Moltes gràcies.”