Sesión del Club: “A vuestros cuerpos dispersos”

Portada-A vuestros cuerpos dispersosA vuestros cuerpos dispersos, es el libro que da comienzo a la saga del Mundo del Río, una pentalogia publicada entre 1971 y 1983. Apareció inicialmente por entregas, en las páginas de la revista Worlds of Tomorrow durante 1965, antes de ver la luz como novela en 1971.

En esta obra la acción parte de una premisa con ribetes metafísicos, la masiva resurrección de la humanidad de todas las épocas en un planeta remoto recorrido por un vasto río serpenteante en cuyas orillas se establecen las comunidades de resucitados, que nos son presentados rejuvenecidos y, por añadidura, completamente desnudos.

No cabe duda de que Farmer buscaba provocar reacciones encontradas entre sus lectores al ofrecerles una visión tan iconoclasta del Juicio Final. Lo consigue con un libro de aventuras en clave de fantasía científica que combina por un lado el mito cristiano de la resurrección de los cuerpos con la historia de Jasón y los Argonautas.

Muertos de diversas razas, de diversas naciones y de diversas épocas reaparecen desnudos en una especie de bosque edénico a las orillas de un río inmenso. Pronto descubren que toda la Humanidad, desde la prehistoria hasta la catástrofe que acabó con los hombres a comienzos del siglo XXI, se extiende a lo largo de las orillas de ese interminable río. Todos, salvo los niños, resucitan en plena juventud, con su cargamento de recuerdos, pasiones y sueños.

El río no es el Leteo, sino el mar turbulento de la Odisea o quizá el Nilo. Comida, bebida, tabaco y otros productos surgen, como por arte de magia, a través de un extraño mecanismo oculto en unas piedras. Pronto, a pesar de encontrarse en una versión más que aceptable del paraíso, la Humanidad vuelve a las andadas y se organiza en facciones de vándalos. Empiezan a repetirse, como una pesadilla, las peleas, los asesinatos, las violaciones, las masacres.

El libro termina en lo que se denomina cliffhanger, dejando al lector suspendido en la necesidad de leer más. El Mundo del Río imaginado por Farmer continúa en la serie: “El fabuloso barco fluvial”, “El oscuro designio”, “El laberinto mágico” y “Dioses del Mundo del Río”.

Philip J. Farmer(1918-2009)

Philip José Farmer (North Terre Haute, Indiana, 1918), ganó los premios Hugo y Nebula a lo largo de su carrera y el Premio Mundial de Fantasía por los logros de toda una vida en el emblemático año de 2001.

TTM289001CC - 27_02_2009 - 13.48.54 - TIMNEWS - library.jpg

Una de las cosas por las que Philip J. Farmer será recordado es precisamente por sexo, y por sexo alienígena. Farmer, uno de los grandes maestros de la ciencia-ficción, es el autor de “Los amantes” (1961), cuya primera versión como relato corto fue rechazada por el célebre editor John Campbell con el calificativo de “nauseabunda”. La mayor parte de su obra está editada en castellano. Los amantes la publicó Acervo en 1975 y no ha dejado de reeditarse. Escribió también bajo el seudónimo de Kiligore Trout, nombre de un personaje de Kurt Vonnegut, autor con el que guarda cierto parecido y al que homenajeó en algunas de sus obras.

Farmer, por supuesto, ha sido mucho más que sexo en la historia de la ciencia-ficción. Autor de varios ciclos narrativos inolvidables, entre ellos el de Mundo del Río, iniciado con “A vuestros cuerpos dispersos”, o de medio centenar largo de novelas independientes e incontables relatos y cuentos, forma parte del disco duro del género. Sus historias tienen mucha acción, pero un fondo melancólico a veces. Su personalidad paródica, bromista y hasta blasfema, es de las que despiertan simpatía entre los maestros del género, a menudo tan estrictos y pudorosos.

Fue también iconoclasta en el tratamiento de otros temas, como la religión (uno de sus personajes es el padre Carmody, un sacerdote asesino que se mete en líos teológicos en varios planetas). No dudó en hacer suyos y a su manera a personajes históricos: Mark Twain, Richard Francis Burton, Jack London y el mariscal Göering; también Jesús. Depredó con gracia otros mundos literarios y en novelas suyas continúa las aventuras de Phileas Fogg, el mago de Oz o Tarzán, personaje al que empleó varias veces (en el cuento El niño perdido de la jungla pasa de todo lo hizo hablar con un lenguaje bastante explícito, por cierto). A Tarzán consagró asimismo un ensayo: “Tarzan Alive, A definitive biography of Lord Greystoke”.

Falleció el 25 de Febrero de 2009, a los 91 años en su casa de Peoria (Illinois).

Acerca de Moderador

Moderador del Club de Lectura de Ciencia Ficción Ver todas las entradas de Moderador

Totes les opinions són benvingudes. Deixa aquí el teu comentari

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: